sábado, 2 de enero de 2010

LA EPIFANIA


En el segundo Capítulo del Evangelio de San Mateo, se encuentra por primera vez la referencia de estos magos:


Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del Rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos.

Diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo.

Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: Y tú, Belén, de la tierra de Judá.

No eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; Porque de ti saldrá un guiador, que apacentara a mi pueblo Israel Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén, dijo: Id allá y averiguad don diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.

Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.

Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

La celebración gira en torno a la adoración a la que fue sujeto el Niño Jesús por parte de los tres Reyes Magos (Mt 2 1-12) como símbolo del reconocimiento del mundo pagano de que Cristo es el salvador de toda la humanidad.


De acuerdo a la tradición de la Iglesia del siglo I, se relaciona a estos magos como hombres poderosos y sabios, posiblemente reyes de naciones al oriente del Mediterráneo, hombres que por su cultura y espiritualidad cultivaban su conocimiento de hombre y de la naturaleza esforzándose especialmente por mantener un contacto con Dios. Del pasaje bíblico sabemos que son magos, que vinieron de Oriente y que como regalo trajeron incienso, oro y mirra; de la tradición de los primeros siglos se nos dice que fueron tres reyes sabios: Melchor, Gaspar y Baltazar. Hasta el año de 474 AD sus restos estuvieron en Constantinopla, la capital cristiana más importante en Oriente; luego fueron trasladados a la catedral de Milán (Italia) y en 1164 fueron trasladados a la ciudad de Colonia (Alemania), donde permanecen hasta nuestros días.

El hacer regalos a los niños el día 6 de enero corresponde a la conmemoración de la generosidad que estos magos tuvieron al adorar al Niño Jesús y hacerle regalos tomando en cuenta que "lo que hiciereis con uno de estos pequeños, a mi me lo hacéis" (Mt. 25, 40); a los niños haciéndoles vivir hermosa y delicadamente la fantasía del acontecimiento y a los mayores como muestra de amor y fe a Cristo recién nacido.

Aunque existen muchas interpretaciones nos quedamos quizás con la de Beda el Venerable, teólogo anglosajón del siglo VII, quien los describe así: “el primero de los magos fue Melchor, un anciano de larga cabellera y luenga barba, fue él quien ofreció el oro, símbolo de la realiza y el poder divino. El segundo llamado Gaspar, joven imberbe, de tez barba y rosada, honro a Jesús ofreciéndole el incienso, símbolo de la divinidad. El tercero llamado Baltasar, de tez morena, que le trae mirra como testimonio de que el Hijo de Dios iba a morir(santidad)”.

Para poder llevar a cabo su labor sin equivocarse, los reyes magos disponen de la ayuda de los angelitos, que espían a los niños para saber si se han portado bien y les cuentan a ellos los más mínimos detalles de su comportamiento. La costumbre exige a los niños a poner un zapato limpio la noche de reyes(del 5 al 6 de Enero), para recibir los regalos de los mismos Reyes Magos. También hay que dejarles una bandeja con comida para ellos y otra para los camellos, sobre todo agua.

No dejemos que nuestros nios pierdan lo real y hermoso de los TRES REYES MAGOS, sigamos con la tradicion.

Planeación de la clase:




OBJETIVO:

Dar a conocer a los os la importancia de los tres reyes magos.

CALENTAMIENTO:

Hacer la dramatización de los reyes magos camino a Belén.

INTRODUCCION:

Tratar de recordar los nombres de los reyes y a que fueron a Belén.

PRESENTACION:

Explicar por qué y para que fueron los Reyes a adorar a Jesús y la importancia que tienen sus regalos.

APLICACION:

Pueden imprimir estas imagenes y los nios las pueden coloreal al mismo tiempo que ellos pretendan que son los reyes también y que les den ellos también regalos al niñito Jesús y que lo escriban en un papel y lo pongan en un lugar visible para que no se les olvide y recuerden que lo que más le gusta a Jesús son nuestras buenas acciones y la obediencia a los mandamientos. Aqui hay un link con un juego muy entretenido para ellos lo pueden imprimir si quieren.
http://new.catholicmom.com/2008/12/26/gifts-for-the-baby-jesus-game/
EVALUACION:

Preguntar cuales y que significan los regalos que les llevaron al niñito Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada